Las ludotecas intentarán convertirse en guarderías ante la nueva legislación

Mitjà: 
Diari de Tarragona
Data de publicació: 
Dg, 21/06/2009

La semana pasada, el Govern de la Generalitat aprobó el decreto, vigente a partir de julio, que regula la actividad de las ludotecas. La Adminsitración autonómica reconoció de esta manera no tener ningún registro del número de estos establecimientos.
El decreto contenía un matiz que pasó inadvertido en un primer momento. Apuntaba a una cuestión de nombres, hablaba de «los centros que se denominan ludoteca y que quieran mantener esta denominación». Este aspecto es lo que lamentan desde la Associació de Ludoteques Privades Infantils de Catalunya. Dicen que, en previsión de que se produjera el decreto, hay establecimientos que en los últimos dos años ya han abierto con otros nombres como centro
infantil, taller infantil, esplai infantil o casal infantil, entre otros.
Y es precisamente en ese cambio de nombre donde la asociación, que reúne a unas 50 ludotecas de Catalunya, considera que se ha perdido una oportunidad de poner orden. Señalan que de esta forma los establecimientos seguirían funcionando sin control.

Sin inspecciones
Noemí Durán, presidenta de la asociación, explica que actualmente, tras la licencia de apertura que otorgan los municipios, estos centros no reciben ningún tipo de inspecciones sobre la actividad que realizan. Las mismas sólo se dan en el caso de que posean servicio de comedor y las realiza el Departament de Salut de la Generalitat. «Nosotros somos los primeros interesados en que exista una regulación para que no hayan centros funcionando sin reunir las condiciones», explica.
En el caso de las ludotecas que ya funcionan con ese nombre, tendrán 18 meses para adaptarse al decreto. Pero la asociación considera improbable la adaptación de los centros privados actuales, «un espacio de juego donde los padres deban permanecer con sus hijos resulta económicamente inviable», dicen.
Y es que, según la nueva norma, los niños menores de cuatro años deberán permanecer durante todo el tiempo acompañados de sus padres o por una persona que éstos autoricen.
Mientras, los centros ya están pensando en qué fórmula seguirán. En una ludoteca de Tarragona, que prefiere no dar su nombre, cuentan que intentarán conseguir el permiso como guardería. Explican que si no lo logran, cerrarán.

Dissenyat per möla! i desenvolupat per Edgar Saumell